Mira el siguiente reportaje y conoce más de la cadenilla y sus artesanos.

Pequeñas puntadas, una sobre otra, como si se tratara de cadenas entrelazadas que al unirse forman figuras de distintas dimensiones, con matices y colores característicos del folclor mexicano y dignos de paisajes Oaxaqueños. Así es el bordado de cadenilla.

La cadenilla decora vestidos, camisas, guayaberas,el tradicional huipil y el traje de Tehuana.

Aunque las puntadas son realizadas a través de una máquina de coser, el ingenio del artesano es imprescindible, ya que son sus manos las que les dan ritmo y forma a las puntadas.

Auxiliadora Torres- Artesana de Cadenilla- El Chocolate, Istmo de Tehuantepec Oaxaca.

Auxiliadora y Diana, madre e hija se dedican a bordar cadenilla. Gracias a ellas y a otros artesanos  y artesanas de la misma región (El Chocolate en el Istmo de Tehuantepec Oaxaca) las prendas regionales preservan el color y folclor que tanto las caracterizan.

Esta es su única actividad económica., el arte del bordado en máquina.

“La técnica del bordado de cadenilla, llegó a México a principios del siglo XX con la introducción de la máquina de coser de cadeneta que arribó al puerto de Salina Cruz desde Inglaterra. El bordado, al emplearse en la indumentaria, hizo popular al huipil por sus diseños geométricos.” Viernes tradicional

Decorar una prenda o terminar un lienzo les puede llevar desde un día hasta 3 meses de labor en la máquina.